En SUEZ Agriculture, multinacional referente en soluciones de agricultura y asesoramiento y gestión avanzada de la explotación agícola, apostamos por la energía renovable fotovoltaica como fuente alternativa de energía, principalmente por el ahorro energético y de costes que aporta a la explotación agrícola, ¿Quieres saber por qué ?
 
En este artículo, nuestros profesionales explican cómo impactó la subida de la tarifa contratada de luz en 2013 en el sector agrícola, así como de qué otras maneras se puede obtener esta energía tan necesaria, reduciendo al máximo el coste energético de la explotación. Por consiguiente, también hablaremos del sol como fuente de energía para la agricultura y la viabilidad de los cultivos.
 

Los Costes de Electricidad en la Agricultura

 
 
COSTES DE ELECTRICIDAD EN LA AGRICULTURA
 
 
 
Evidentemente todos los colectivos se ven afectados por la subida de la tarifa contratada de luz y los costes energéticos derivados. El sector agrícola y, en especial, las comunidades de regantes, no han sido menos. Prueba de ello, es que los costes de la electricidad se dispararon vertiginosamente en 2013, perjudicando sobre todo a los cultivos de regadío.
 
Para que te hagas una idea de la gravedad del aumento de tarifas eléctricas, destacamos una cifra que nos impactó considerablemente sobre la subida que experimentó la electricidad en el regadío en este periodo: de media, prácticamente el 40% del dinero que pagaba el agricultor solamente por regar, estaba asociada a los costes de la electricidad.
 
Las tarifas eléctricas estaban ahogando a los agricultores de regadío que, paradójicamente, son los que realizan mayores inversiones en la modernización de sus instalaciones y en el fomento de la productividad agrícola basada en la eficiencia energética. Un claro ejemplo de la reforma energética que está protagonizando actualmente el sector agrícola lo encontramos en la agricultura de precisión.
 
La cuestión es que los regantes tenían claro que los nuevos cultivos de regadío iban a necesitar más consumo de energía para la viabilidad de los cultivos, pero no contaban con la descabellada subida de la tarifa contratada.
 
 
 
calendario de las ferias de agricultura en España
 

 

3 medidas para combatir la subida de la tarifa contratada de luz

Con la imposición de estos costes energéticos por parte de las compañías eléctricas, los agricultores de los cultivos de regadío tuvieron que hacer frente a un sobrecoste anual de 37 millones de euros. Lo lamentable es que no hubiera ninguna clase de reconocimiento que incentivara realmente el ahorro energético, con el fin de reducir los costos agrícolas y combatir las consecuencias del cambio climático en la agricultura.
 
En definitiva, la subida de las tarifas eléctricas tampoco ayudaba a la modernización tan necesaria que debía experimentar la agricultura, entre otras cosas para luchar contra el éxodo rural. Y no hablemos para recuperar la inversión inicial que se realiza a la hora de montar un sistema de regadío con tecnología punta.
 
Para combatir los elevados costes de la electricidad, las comunidades de regantes y todo el sector agrícola en general, alzaron la voz y exigieron a las administraciones las siguientes medidas:
 
 
 

1.       Pagar las tarifas eléctricas reales

Es decir, pagar por la potencia consumida y no por la tarifa contratada. ¿Por qué? Es muy lógico. A lo largo del año, un agricultor necesita varios tipos de potencia, dependiendo de las épocas de riego de sus cultivos y del mantenimiento de los equipos agrícolas.
 
 
 

2. Reducción del IVA

Los agricultores se manifestaron varias veces, reivindicando una disminución en el Impuesto sobre el Valor Añadido. Y no les faltaba razón. Que los agricultores tuvieran que asumir un IVA del 21%, por el mero hecho de regar la producción agrícola, era injusto. No debemos olvidar que los alimentos son bienes imprescindibles para la vida.
 
Y en este sentido, el Gobierno ha reducido la presión fiscal, con la Orden HAP/2222/2014, de 27 de noviembre. Se trata de un coeficiente corrector, de carácter permanente, que pueden seguir aplicando los agricultores que utilicen electricidad para el riego sobre el rendimiento neto de los cultivos regados, y que supone una reducción de un 20% del mismo. El Ejecutivo adoptó esta medida, junto con la exención parcial del 85% del Impuesto sobre la Electricidad para los regantes, con el fin de compensar las duras consecuencias sobre los regantes de la subida de las tarifas eléctricas del verano de 2013.
 
 
 

3. Mejores ayudas para impulsar la energía solar aplicada a la agricultura. 

Para reducir el consumo energético y así promover el ahorro de electricidad en los sistemas de regadío, se solicitaron mayores ayudas y subvenciones para la utilización de energías renovables.
 
ayudas jovenes agricultores
 
 
 
En este sentido, en SUEZ apostamos por el sol como fuente de energía para la agricultura. De hecho, la instalación de placas fotovoltaicas permite obtener un importante ahorro en los costos agrícolas de la finca. Además de la optimización de gastos energéticos y del aumento de la productividad agrícola, los agricultores se beneficiarán de la máxima independencia de las variaciones del precio de la energía en el mercado eléctrico.
 
>> Además, te aconsejamos nuestro artículo recopilatorio sobre las fórmulas presentadas por el Ministerio de Agricultura de reducción de la presión fiscal para los empresarios agricultores afectados por condiciones meteorológicas extremas como, por ejemplo, las cada vez más duraderas e intensas sequías:Reducción de los módulos de agricultura de España en el año 2018.