Es evidente que el agua es un recurso fundamental para la producción de alimentos, pero está claro que actualmente es un bien, desgraciadamente, cada vez más escaso. Tal y como avanzamos en el artículo “¿Cómo impacta la agricultura en los recursos hídricos?”, el sector agrícola es el mayor consumidor de recursos hídricos del planeta.
 
De hecho, un informe presentado por la Organización de Naciones Unidas, corrobora que la agricultura de regadío representa el 70% de las extracciones de agua del mundo. Esta cifra tan elevada ya es motivo suficiente para que apostemos por una agricultura que preserve y luche por la eficiencia hídrica, con el objetivo de reducir notablemente el impacto medio ambiental y, también disminuir los costes energéticos asociados.   
 
Desde SUEZ, hemos definido qué es exactamente la agricultura de regadío, así como las principales medidas que podemos implementar en nuestra finca para promover métodos de reciclaje y formas de reutilización del agua.
 
 
 

¿Qué es la Agricultura de Regadío?

RECICLAJE DE AGUA PARA REGADIO
 
La agricultura de riego o agricultura de regadío consiste en suministrar agua a los cultivos de forma artificial, gracias a la instalación previa de diversos sistemas de riego. Entre las explotaciones agrícolas de regadío más habituales, destacan: las hortalizas y los frutales, el cultivo de arroz y remolacha, así como las plantaciones de algodón.
 
Para diseñar la instalación más adecuada de sistemas de regadío en la finca, es imprescindible tener en cuenta la superficie y el tipo de cultivo, de qué recursos hídricos naturales se dispone, estudiar la dinámica del medio fluvial y/o subterráneo asociado, además de evaluar la resiliencia y gestionar los riesgos naturales relacionados con el recurso, entre otros aspectos.
 
 
 
calendario de las ferias de agricultura en España
 

 

¿Qué métodos de regadío son más comunes en agricultura?

Cabe destacar que la agricultura de regadío, lógicamente requiere ciertas inversiones de capital, una estudiada red hídrica y la determinación de un método de riego en concreto, siempre dependiendo de las características del terreno y el ecosistema.
 
Los métodos de regadío más utilizados actualmente son: el riego por surcos o por arroyamiento, el riego por aspersión, el riego por goteo o riego localizado, el riego por drenaje, el riego por inundación o sumersión y el riego por infiltración o canales.
 
>> Si quieres profundizar en los sistemas de riego por aspersión, en el riego por goteo o en el riego por surcos, te aconsejamos nuestro artículoSistemas de riego automático para la agricultura en España”.
 
 
 

Tipos de reciclaje del agua

Ahora que ya sabemos la importancia del regadío agrícola y los métodos de regadío más frecuentes, con el fin de garantizar el correcto estado del cultivo y optimizar las tareas de producción, exponemos los principales métodos de reciclaje del agua, para que puedas hacer un uso eficiente en tu finca:
 
 
 
  • Reciclaje del agua de lluvia

La reutilización de las aguas pluviales para el riego es un gran acierto, pues conlleva muchas ventajas. Se trata de un bien no contaminado y libre de costes, por lo que su reciclaje contribuye al ahorro energético en la agricultura y económico de nuestra explotación. Para poder reciclar el agua de la lluvia y beneficiarte de un ciclo de agua eficiente en tu espacio de cultivo es imprescindible que instales un depósito de agua para el riego. Mediante el artículo La importancia de los depósitos de agua para el riego, te explicamos qué son exactamente los depósitos de agua para el riego y qué beneficios supone disponer de uno, así como los tipos de materiales que los componen y las capacidades más comunes.
 
 
 
  • Reciclaje de aguas residuales

La escasez de agua y el empeoramiento de su calidad han acrecentado el interés de muchas zonas agrícolas del mundo por el tratamiento de las aguas residuales. Reciclar las aguas residuales urbanas y usarlas para el riego de cultivos ayuda a mitigar todas estas problemáticas. Además, con las tecnologías adecuadas de tratamiento y reciclaje del agua, se reduce considerablemente la contaminación de los recursos hídricos. Actualmente se trata de una práctica no muy extendida, seguramente debido a los estrictos requerimientos de calidad del agua y el coste asociado a conseguir la calidad reglamentada.
 
 
 
¿Ya sabes qué son los módulos de agricultura? En nuestro artículoReducción de los módulos de agricultura de España en el año 2018te detallamos todo lo que deberías saber al respecto.