En SUEZ asesoramos a los empresarios agrícolas para hacer frente a los retos del sector y mejorar la rentabilidad de sus explotaciones. ¿Y cómo lo hacemos? Facilitando soluciones integradas que engloban la mejora en los sistemas de cultivo y apuestan por un uso más eficiente del agua y la energía. Por esta razón, somos especialistas en sistemas de riego automático.
 
En este artículo, te explicamos qué son los sistemas de riego automático agrícola, los beneficios que pueden aportarle a tu plantación, así como acercarte los tipos de riegos automáticos más eficientes del mercado.
 

¿Qué es un Sistema de Riego Automático?

 
 
 
Un sistema de riego automático es un conjunto de estructuras que, gracias a la tecnología, interactúan entre sí para abastecer del agua necesaria a una determinada área cultivada. Estos métodos de riego constan de varios componentes, dependiendo si se trata de un sistema de riego superficial, un sistema de riego por goteo o un sistema de riego por aspersión.
 
 
 

Principales beneficios de los sistemas de riego automáticos

Con la instalación de los sistemas de telecontrol, automatización de riego y fertirrigación de Suez, tu plantación agrícola se beneficiará de las siguientes ventajas:
 
  • Reducción considerable de todos los costes asociados a la producción: decremento de los gastos energéticos, disminución de roturas, reducción de fugas y detección rápida de averías.
  • Óptima dosificación del riego en parcela.
  • Mayor control sobre los parámetros de riego para la mejora del cultivo.
  • Aumento de la productividad, gracias a la optimización de los desplazamientos del personal.
  • Soporte en la toma de decisiones, mantenimiento predictivo y preventivo.
 
 
calendario de las ferias de agricultura en España

Tipos de sistemas de riego automáticos agrícolas

Actualmente podemos encontrar un sinfín de sistemas de riego agrícolas en el mercado, tales como: los sistemas de riego por arroyamiento o surcos, por inundación o sumersión, los sistemas de riego por aspersión, por infiltración o canales, así como los sistemas de riego por goteo o riego localizado y por drenaje.
 
Teniendo en cuenta que su instalación dependerá de las características físicas del terreno en cuestión y de otras variables, las cuales te podrá asesorar nuestro equipo de profesionales, los sistemas de riego más comunes son:
 
  • El sistema de riego agrícola por surcos

En este tipo de sistema de riego, el agua circula por canales (surcos), que se han trazado previamente en la parcela. Es un método económico y sencillo, en el que el agua actúa directamente sobre las raíces de las plantas, sin dañar otras partes.
 
Por el contrario, requiere de una gran cantidad de agua, no es apto para terrenos con mucha pendiente o colinas y existen elevadas pérdidas de agua causadas por su evaporación. Es ideal para huertos y terrenos reducidos.
 
  • El sistema de riego agrícola por goteo

Se utilizan una red de tubos, colocados en el suelo o soterrados, para repartir el riego a lo largo de todo el terreno. Es uno de los sistemas de riego agrícolas que más ahorro de recursos y costes promueve, ya que se evitan las pérdidas por evaporación.
 
Además, permite automatizar el sistema, pudiendo instalarse en cualquier tipo de superficie, incluso en las más rocosas. Es un perfecto aliado para combatir la propagación de las denominadas malas hierbas. Se emplea en pequeñas plantaciones de frutas, verduras, cereales, flores, invernaderos y viveros.
 
  • El sistema de riego agrícola por aspersión

Este método de riego requiere de la instalación de unos desagües subterráneos que permiten que el agua fluya por una red de tuberías principales. Éstas dispersan el agua midiendo su intensidad y distancia de distribución, de forma programada, logrando un efecto lluvia que permite esparcir el agua de forma uniforme en todo el cultivo.
 
El sistema de riego agrícola por aspersión es uno de nuestros sistemas de riego favoritos, porque se adapta a las imperfecciones de cualquier tipo de terreno y, además, su automatización permite que te despreocupes completamente de todo. Además, elimina las erosiones del suelo, ya que el agua no llega a las plantas con fuerza, y reduce notablemente el coste por mano de obra.
 
Éstas y otras muchas ventajas hacen que el sistema de riego agrícola por aspersión esté plenamente recomendado para explotaciones de grandes dimensiones.
 
 
 
En SUEZ contamos con una amplia experiencia en proporcionar soluciones agrícolas a medida, para producir más cantidad y de mejor calidad a un menor coste, y a su vez, reducir el impacto medioambiental.
 
Por este motivo, te aconsejamos que consultes nuestros sistemas de telecontrol y automatización de riego y fertirrigación. ¡Descubre todo lo que pueden hacer por tu cultivo!