Mejorar la Huella Hídrica, clave para el futuro de la agricultura

Mejorar la Huella Hídrica, clave para el futuro de la agricultura

En la actualidad, la agricultura se enfrenta a un desafío ante el incremento de la población mundial, que se prevé que alcance los 9.000 millones de habitantes en 2050, lo que implica que la producción de alimentos deberá aumentar, al menos, un 70%. Eso significa que el sector agrícola debe producir más alimentos con menos recursos para hacer frente a la escasez de estos y a las consecuencias derivadas del cambio climático, el incremento de la población y la necesidad de reducir tanto la huella hídrica como la de carbono. Un difícil equilibrio, pero en Suez Agriculture somos conscientes de ello desde hace años, y de ahí nuestro compromiso constante con la investigación aplicada a la sostenibilidad, a la mejora continua de nuestros equipos técnicos y humanos y a la colaboración que tenemos con los principales centros de investigación y universidades, con el objetivo de dar la mejor respuesta posible a este desafío, con todas las garantías y recursos a nuestro alcance.

Estudio de huella hídrica en Casares (Málaga)

Suez Agriculture acaba de culminar un estudio de huella hídrica que ha desarrollado en la Finca Garabito de Jalhuca Explotaciones, la cual está dedicada al cultivo de aguacate en ecológico, se ubica en Casares (Málaga) y cuenta con una amplia extensión de superficie. Para la realización del estudio también se ha contado con la participación de la empresa Wise Irrisystem y de su metodología, con el protocolo de certificación H3+ de Proyecta Ingenio y de la auditoría de Agrocolor.

La huella hídrica es un indicador que mide el uso que se hace del agua dulce, en referencia al uso directo por parte de un consumidor o productor, así como a su uso indirecto. La huella hídrica está compuesta por tres tipos de agua: azul, que evalúa el volumen de agua dulce extraída de un cuerpo de agua superficial o subterránea y que es evaporada en el proceso productivo o incorporada en el producto; verde, que representa la cantidad de agua de precipitación evaporada en el proceso productivo o incorporada en el producto; y gris, que supone el volumen de agua contaminada, que puede ser cuantificada como el volumen de agua requerido para diluir los contaminantes hasta el punto en que la calidad del agua esté sobre los estándares aceptables.

Los recursos hídricos como clave fundamental

El uso eficiente de los recursos hídricos ha adquirido una importancia estratégica no solo por el componente de sostenibilidad, sino también porque se ha convertido en una ventaja competitiva desde el punto de vista comercial, cada vez más demandado por las grandes cadenas de distribución y exigido por el consumidor final, cuyo compromiso con el medioambiente ha crecido en paralelo a los requerimientos de los mercados. De esta forma, el estudio de la huella hídrica se configura como una garantía de producción sostenible de alimentos ante los mercados internacionales.

Optimizar la gestión del agua aplicada a sus diferentes tipos de uso es fundamental, teniendo en cuenta que se trata de un recurso renovable pero muy escaso: es un bien imprescindible para la vida y para la economía en general, siendo la agricultura el sector que más agua consume en el mundo cada año, con el 70% del total de los recursos hídricos existentes.

Fruto de un trabajo de varios meses, el equipo de Suez Agriculture ha obtenido unos resultados que serán de gran valor y utilidad para replicar y extrapolar en la gestión de explotaciones y cultivos similares. En este caso, la finca está dedicada al cultivo de aguacate Hass ecológico de primer año, con un marco de plantación de 6,5 x 4 metros, y las conclusiones obtenidas persiguen garantizar la sostenibilidad de las producciones de aguacate ante los mercados nacionales e internacionales y establecer políticas y acciones concretas para un uso optimizado y sostenible de los recursos hídricos.

La explotación dispone de un sistema de riego por goteo para satisfacer las necesidades hídricas del cultivo, así como un sistema de riego por microaspersión para regular los cambios de temperatura, ya sean los producidos por las heladas, en invierno, así como para reducir los rigores de los días más calurosos del verano. El sistema está automatizado y cuenta con sensores de humedad, de forma que se realiza un riego de precisión en la finca, lo que permite establecer el momento, la frecuencia y el tiempo adecuados según las características del cultivo, la configuración de la red de riego, el clima y suelo de la finca, proporcionando en cada momento la dosis de agua que necesita la planta y optimizando así los recursos hídricos.

Los resultados del estudio en la Finca Garabito en su primer año, un año en el que generalmente no se obtiene cosecha y que en este caso sí se ha obtenido, han determinado el buen uso del agua en la finca y permitirán establecer medidas a implementar en la próxima campaña para mejorar aún más este buen uso. Por tanto, este dato evolucionará a la baja a lo largo de las próximas campañas, a medida que se incrementen la producción y se implementen las medidas resultantes del estudio.

Estos resultados son fruto de un exhaustivo trabajo, que ha permitido recopilar todas las variables necesarias para ello: la producción total de la finca; el agua de riego aportada; la capacidad de retención del suelo del agua disponible; el coeficiente de uniformidad del sistema de riego; la eficiencia de aplicación del riego; y las cantidades de nitrógeno y fósforo aportadas. Además de reunir estos datos, se ha diseñado y, posteriormente, realizado la auditoría hidráulica, así como la toma de muestras de suelo, lo que ha permitido elaborar el estudio de huella hídrica.

Como hito más destacable es que el trabajo sobre el estudio de huella hídrica ha sido auditado por Agrocolor y se ha obtenido la certificación H3+, la primera certificación de sostenibilidad hídrica y riego eficiente que garantiza a los consumidores que el producto que están consumiendo se ha obtenido cumpliendo todos los requisitos necesarios para la ejecución de un riego eficiente y sostenible; y, finalmente, se ha llevado a cabo una auditoría de huella hídrica.

En conclusión, el futuro de la agricultura de regadío depende, en gran medida, de la utilización más eficiente de los recursos de agua, fertilizante y energía en las fincas de cultivo, de manera que se mantengan los niveles de producción actuales utilizando menos inputs para su obtención.

Puedes ver el vídeo con la experiencia del estudio en el siguiente enlace.

Webinar sobre Huella Hídrica, el 19 de abril a las 17:00 horas

En el marco del compromiso y la apuesta de Suez Agriculture por el uso eficiente de los recursos hídricos, ha organizado el webinar ‘La huella hídrica como valor diferencial de las producciones agrícolas en la comercialización’, que se celebrará el próximo 19 de abril a las 17:00 horas.

En colaboración con la Universidad de Córdoba, Wise Irrisystem, Seragro Integral y Jalhuca Explotaciones, el evento estará conducido por Manuel Martín Arroyo, director de Proyectos de Suez Agriculture, y contará con la participación de Pilar Montesinos Barrios, catedrática de Ingeniería Hidráulica de la Universidad de Córdoba, Gabriel Camhi, CEO de Wise Irrisystem, Domingo Medina Moreno, CEO de Seragro Integral, y Teresa Rodríguez Muñoz, responsable técnico de Jalhuca Explotaciones.

Los interesados en asistir a este webinar, de carácter gratuito, pueden registrarse pinchando en el siguiente enlace.

Documentación y bibliografía:

https://www.lavozdealmeria.com/agricultura2000/noticia/8/agricultura/211465/h3-la-certificacion-que-garantiza-el-uso-responsable-de-los-recursos-hidricos

https://www.iagua.es/blogs/manuel-martin-arroyo/riego-inteligente-agricultura

https://www.elheraldo.com/economia/la-agricultura-consume-el-70-del-agua-en-el-mundo-188535

Más Información

Rellena el formulario para obtener más información. Nos pondremos en contacto contigo.