Suez Agriculture, una solución integral sostenible

Suez Agriculture, una solución integral sostenible

Sostenibilidad. Es la palabra mágica. Sobre ella pivotan o han de pivotar todas las acciones y la estrategia de presente y de futuro de cualquier empresa, independientemente del sector al que pertenezca. Se trata de una cuestión que no es nueva, sino que está encima de la mesa desde hace años, como la solución estratégica para paliar los efectos del cambio climático e impulsar el desarrollo sostenible, con la vista puesta en la consecución de la Agenda 2030. Sin ir más lejos, la Organización de Naciones Unidas aprobó en 2015 la Agenda 2030 y los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible.

¿Te gusta el contenido de nuestro blog? Síguenos en Facebook e Instagram para ver más publicaciones sobre agricultura y cultivos

La cuestión principal que se suelen hacer las compañías ante esta filosofía es: ¿Cuánto me va a costar? Un error muy habitual, pues la sostenibilidad no solo es una inversión a corto, medio y largo plazo, sino que además es una fuente de ingresos porque está llamada a convertir los desafíos medioambientales de nuestro entorno en oportunidades de negocio.

El gran reto de alimentar a la población mundial creciente es uno de ellos. Aquellas empresas que sean capaces de contribuir eficientemente a lograr el objetivo de producir más alimentos usando menos recursos a lo largo de las próximas tres décadas, tendrán el futuro garantizado.

El desafío no es menor y por ello es importante saber adaptarse, anticiparse y apostar por especialistas comprometidos con la innovación y la investigación aplicadas a la sostenibilidad, con la mejora continua de la tecnología y de los recursos humanos, en estrecha colaboración con los mejores centros de I+D y universidades. Así trabaja Suez Agriculture porque lo lleva en su ADN.

Un ejemplo reciente de esta filosofía es el estudio de huella hídrica que Suez Agriculture ha desarrollado en Casares (Málaga), en la Finca Garabito de Jalhuca Explotaciones, dedicada al cultivo de aguacate en ecológico, se ubica en Casares (Málaga) y cuenta con una amplia extensión de superficie. Para su realización, se ha contado con la participación de la empresa Wise Irrisystem y de su metodología, con el protocolo de certificación H3+ de Proyecta Ingenio y la auditoría llevada a cabo por parte de Agrocolor.

La huella hídrica es un indicador que mide el uso que se hace del agua dulce, en referencia a la utilización directa por parte de un consumidor o productor, así como a su uso indirecto. La huella hídrica está compuesta por tres tipos de agua: azul, que evalúa el volumen de agua dulce extraída de un cuerpo de agua superficial o subterránea y que es evaporada en el proceso productivo o incorporada en el producto; verde, que representa la cantidad de agua de precipitación evaporada en el proceso productivo o incorporada en el producto; y gris, que supone el volumen de agua contaminada, que puede ser cuantificada como el volumen de agua requerido para diluir los contaminantes hasta el punto en que la calidad del agua esté sobre los estándares aceptables.

Optimizar los recursos hídricos

Hasta hace pocos años, se necesitaban, aproximadamente, 1.000 litros de agua para producir un kilo de aguacates. Sin embargo, el consumo de agua para cultivar este fruto se ha optimizado en los últimos tiempos y, según la Organización Mundial del Aguacate, la cantidad necesaria de agua para producir un kilo del considerado como un superalimento oscila entre los 600 y los 700 litros. Esto pone de relieve la importancia de apostar por el I+D+i, pues las mejoras en las técnicas de riego y los exhaustivos controles de crecimiento de la planta han permitido reducir el consumo de agua por cada kilo entre 300 y 400 litros en la última década.

El uso eficiente de los recursos hídricos ha adquirido una importancia estratégica desde todos los ámbitos, no solo en materia de ahorro de costes sino también desde el punto de vista comercial, además del valor añadido que supone en términos de sostenibilidad. Representa una ventaja competitiva, al formar parte de las directrices demandadas por todos los eslabones de la cadena agroalimentaria, desde las grandes cadenas de distribución hasta el consumidor final, cuyo compromiso con el medioambiente ha crecido en paralelo a los requerimientos de los mercados. El estudio de la huella hídrica se consolida como una garantía de producción sostenible de alimentos ante la demanda nacional e internacional.

Optimizar la gestión del agua aplicada a sus diferentes tipos de uso supone una prioridad y una necesidad a partes iguales, pues se trata de un recurso renovable pero muy escaso, de ahí su valor estratético: es un bien imprescindible para la vida y para cualquier actividad económica; la agricultura el sector que más agua consume en el mundo y se calcula que gasta el 70% de los recursos hídricos existentes cada año.

Fruto del trabajo de varios meses, el equipo de Suez Agriculture ha obtenido unos resultados de gran utilidad para replicar y extrapolar en la gestión de explotaciones y cultivos similares. Las conclusiones obtenidas en la Finca Garabito de Jalhuca Explotaciones, que cultiva aguacate Hass ecológico de primer año, con un marco de plantación de 6,5 x 4 metros, buscan garantizar la sostenibilidad de las producciones de aguacate ante los mercados nacionales e internacionales y establecer políticas y acciones concretas para un uso optimizado y sostenible de los recursos hídricos.

La explotación cuenta con un sistema de riego por goteo para satisfacer las necesidades de agua del cultivo, así como un sistema de riego por microaspersión para regular los cambios de temperatura, ya sean los producidos por las heladas, en invierno, así como para reducir los rigores de los días más calurosos del verano. El sistema está automatizado y cuenta con sensores de humedad, de forma que se lleva a cabo un riego de precisión en la finca, lo que permite establecer el momento, la frecuencia y el tiempo adecuados según las características del cultivo, la configuración de la red de riego, el clima y suelo de la finca, proporcionando en cada momento la dosis de agua que necesita la planta y gestionando los recursos hídricos de forma óptima.

Los resultados del estudio en la Finca Garabito en su primer año, un periodo en el que generalmente no se obtiene cosecha y que en este caso sí se ha logrado, han determinado el buen uso del agua en la finca y revelan una serie de medidas que Suez Agriculture implementará en la próxima campaña para mejorar aún más este buen uso. Fruto de esas acciones, el consumo de agua evolucionará a la baja a lo largo de las próximas campañas, mientras que, en paralelo, se incrementará la producción.

Estos resultados son fruto de un exhaustivo trabajo por parte del equipo técnico de Suez Agriculture, que ha permitido recopilar todas las variables necesarias para ello: la producción total de la finca; el agua de riego aportada; la capacidad de retención del suelo del agua disponible; el coeficiente de uniformidad del sistema de riego; la eficiencia de aplicación del riego; y las cantidades de nitrógeno y fósforo aportadas. Además de reunir estos datos, se ha diseñado y, posteriormente, realizado la auditoría hidráulica, así como la toma de muestras de suelo, lo que ha permitido elaborar el estudio de huella hídrica.

Agrocolor se ha encargado de auditar el estudio de huella hídrica, lo que ha permitido obtener la pionera certificación H3+, la primera certificación de sostenibilidad hídrica y riego eficiente que garantiza a los consumidores que el producto que han comprado se ha obtenido cumpliendo todos los requisitos necesarios para la ejecución de un riego eficiente y sostenible. Como última fase del estudio, se ha llevado a cabo una auditoría de huella hídrica. La experiencia del estudio puede verse en vídeo pinchando en el siguiente enlace.

Solución integral

El futuro de la agricultura de regadío depende, en gran medida, del uso eficiente de los recursos de agua, fertilizante y energía en las fincas de cultivo, de manera que se mantengan los niveles de producción actuales utilizando menos inputs para su obtención.

Para ello, es necesario trabajar con los mejores técnicos y colaboradores, cuya experiencia hable por sí mismos. Suez Agriculture ofrece una solución integral: recopila toda la información que necesita la finca, analiza los parámetros que arroja el cultivo en cada momento y facilita la toma de decisiones en busca de mayor eficiencia en el uso de los recursos y más productividad y rentabilidad final de la explotación.

Suez Agriculture pone al alcance del agricultor proyectos ‘llave en mano’ con un servicio integral que le permite gestionar de la mejor forma posible los recursos y el acceso al mejor material vegetal, a la optimización del agua y los fertilizantes mediante el uso de la tecnología de riego más avanzada, así como a la obtención de las mejores condiciones de financiación para su explotación, gracias a los convenios que mantiene con las entidades financieras especializadas en agronegocios.

 

Más Información

Rellena el formulario para obtener más información. Nos pondremos en contacto contigo.